lunes, 4 de febrero de 2013

Sangre derramada (Asa Larsson)


Después de una aceptable primera novela, cogí con ganas el segundo libro de esta autora, que está teniendo cierto éxito últimamente -en el metro, su saga es de lo que más veo siendo leído-.

Título: Sangre derramada
Autora: Asa Larsson
Título original: Der blod som spillts

 “Es verano en Suecia, cuando brilla el sol de medianoche y el largo invierno ha sido olvidado. En este tiempo mágico, una pastora protestante, Mildred, es hallada muerte con signos de tortura en la ciudad de Kiruna. Mildred era una feminista, una luchadora amada y odiada por igual. Está claro que no todos aceptan a una mujer en la Iglesia. Rebecka Martinsson vuelve a Kiruna, el lugar donde creció, y pronto se ve envuelta en este misterioso caso: sólo ella es capaz de desenmascarar a los habitantes de esta gélida ciudad.”

El libro sitúa la historia poco después de la primera parte, por lo que se hace casi obligado haber leído la anterior para comprender todo lo que pasa. Tanto el estado de ánimo de Rebecka como los hechos que ocurren en el norte de Suecia guardan relación y tienen ciertas implicaciones con los de la anterior parte, por lo que es recomendable haber pasado antes por ella.

Para los que quieran leerla, esta novela es algo irregular. Por un lado, las escenas son más redondas y se hayan mejor construidas. Por otro lado, la historia y la investigación en sí tienen poca fuerza y la tensión esperada por la resolución del caso apenas se consigue. Lo que no quita que el libro sea fácil  y agradable de leer, claro.

Como ya he comentado, la novela es mucho más redonda y trabajada en varios aspectos. Sigue un esquema similar al de la primera parte, convirtiendo un idílico y tranquilo lugar en un pueblo donde el odio reina y la cantidad de sospechosos no deja de aumentar. Este efecto está mucho mejor conseguido que en la novela precedente y la autora se permite incluso dejar de lado ambas tramas para introducirse -entiendo que con cierta idea- en el clero sueco y las diferentes posturas enfrentadas respecto a la presencia de la mujer. También se pueden apreciar muchos detalles con cierto tono de denuncia sobre la situación de las mujeres en un entorno tan agreste y cerrado como son los pequeños pueblos del norte de Suecia. La sensación de desamparo y desolación que provocan las duras condiciones de vida está muy bien reflejada en la novela.

A modo de pequeños interludios, se explica la historia de Patas Doradas, una loba que ha llegado a la zona. Aunque tiene cierta gracia, realmente no aporta nada a la historia y resulta un pelín pesada.

Las dos protagonistas principales repiten, aunque han evolucionado de acuerdo a su historia.

Rebecka Martinsson salió muy traumatizada del desenlace de Aurora Boreal y a su natural paranoia se le suma una buena dosis de locura. Mentalmente desequilibrada durante gran parte de la novela, busca algún asidero donde poder tener un mínimo de tranquilidad para así sosegarse y poder digerir todo lo que le ha pasado. Forma parte del recurso “civil” que la autora aprovecha para explicarte lo que ocurre en el pueblo a espaldas de la policía, aunque no es que aporte gran cosa a la investigación.

La Inspectora Mella en cambio, acaba de finalizar su baja por maternidad y vuelve al trabajo, ganando protagonismo en la novela. Se encuentra algo fuera de juego y echa de menos a sus hijos, pero su llegada aporta nuevas luces al caso, funcionando como una investigadora seria y eficaz. Es una persona muy directa y ordenada, con mucha capacidad para ponerse en lugar de las víctimas, lo que le ayuda a resolver el caso.

Como en la primera parte, el muerto, en este caso, la pastora Mildred, se convierte casi en el personaje principal. Larsson repite el recurso de usar flashbacks para explicar cosas del pasado de Mildred. De esta manera, aprendemos muchas cosas de su personalidad y de los motivos que puede tener la gente del pueblo para acabar con ella. En un primer momento se nos presenta como una buena mujer, activa y sociable que sólo busca el bien de los demás, con especial hincapié en la lucha feminista. Sin embargo, a medida que sus secretos se van desvelando, vamos viendo que tenía roces con casi todo el mundo debido a su tendencia a romper con cualquier norma establecida, por lo que el abanico de sospechosos no deja de crecer a cada momento.

El ritmo que da la autora es correcto y, sin ser especialmente notable, el desarrollo de las tramas es adecuado. El estilo es muy agradable y se puede leer fácilmente, aunque la tensión se afloje demasiado en algunos momentos. Es mejor que su predecesora, pero como novela negra al uso le faltaría “algo”.

Nota: 5
Nota anobii: 3.5/5

5 comentarios:

  1. Anna-María Mella se parece sospechosamente a Marge Gunderson, el personaje que interpretaba Frances McDormand en la película Fargo de los hermanos Coen, o al menos a mi me la recuerda constantemente.¿Le pasará a alguien igual?

    ResponderEliminar
  2. Nunca lo había relacionado así, pero tiene su parecido.

    Gracias por pasarte y comentar!

    Mt

    ResponderEliminar
  3. Apenas compré el libro ayer a ciegas y me ha ayudado bastante tu reseña! Esperaba que fuera más intensa, sin embargo no me quita las ganas de leerlo. Sólo un problemilla, no he leído el primero, necesitaré suerte jajaja

    ResponderEliminar
  4. He leido aurora boreal y me ha parecido una gran novela de la nueva oleada de novelas escandinavas, espero que esta no me decepcione, a mi me gustan que haya tensión en cada momento y sea trepidante los cambios de la trama. Ya os contaré

    ResponderEliminar