martes, 13 de septiembre de 2016

Mi amigo el gigante



Como sabéis, me gusta mucho Spielberg. En el podcast que he participado podréis comprobar los grandes ratos que me han hecho pasar las películas del Rey Midas. Coincidiendo con la publicación de nuestro programa de radio, es buena idea echar un repaso a su última película, que con un poco de suerte, estará a punto de salir en DVDs y blurrays varios.


La película tiene su origen en la obsesión de Melissa Mathison (guionista de la mítica E.T.) para llevar a la gran pantalla esta adaptación de un cuento de Roald Dahl. Después de años llamando a todas las puertas posibles y pasando por varias reescrituras de guión (incluyendo una versión protagonizada por Robin Williams), el proyecto acabó interesando a Steven Spielberg, que decidió dirigir y producir la obra.

Después de unas cuantas películas más serias, sorprende la excursión que Spielberg realiza hacia un cine infantil que había dejado de lado en los últimos años. Asimismo, el cuento que se adapta de Dahl no forma parte de sus famosos cuentos para niños que no son para niños sino que en este caso sí se trata de un entrañable cuentecillo para los más pequeños. Mi amigo el gigante se centra en la improbable amistad entre una niña huérfana y el gigante que alimenta nuestros sueños al dormir. Cuando el resto de habitantes del país de los Gigantes se muestre hostil ante la pequeña, no tendrán más remedio que pedir ayuda a la Reina de Inglaterra para derrotar a los malvados come niños.

El protagonismo recae sobre un Mark Rylance que repite con Spielberg después de su Oscar con El puente de los espías. Las imágenes que habían trascendido de Rylance embutido en neopreno con puntitos para rodar a base de captación de movimiento eran más que ridículas, pero esto no nos impide poder apreciar una brillante interpretación del premiado actor. Spielberg lleva al límite la técnica que ya aplicó en El secreto del Unicornio para dar vida al gigante en un despliegue de virtuosismo al alcance de muy pocos.

El País de los Gigantes es un derroche de imaginación en el que cada escena es, individualmente, una obra de arte. La viveza que transmiten los colores del mundo de los sueños –impresionante- choca con la brutal fealdad de los gigantes –también impresionantes- y la improbable cotidianeidad de la corte inglesa. Tres ambientes muy diferentes retratados con el mimo del orfebre que deslumbran en la gran pantalla y aprovechan como pocos un 3D que, esta vez, vale la pena pagar. El guión puede interesar más o menos, pero Mi gran amigo el gigante es una película que luce con ganas del savoir faire técnico que caracteriza a Spielberg. Es un placer para la vista que bien vale un visionado en la pantalla más grande posible.

Esto no impide que, lamentablemente, la película sea un auténtico peñazo. Mi amigo el gigante padece de un inicio desmedidamente lento, me atrevería a decir que soporífero, que convertirá en un suplicio la visita del padre que no esté muy interesado en luces bonitas. Incluso los más pequeños se podrán aburrir con una hora inicial en que apenas pasa nada. Luego coge algo de interés –a pesar de la vergonzante incursión monárquica- para acabar en un desenlace que vuelve a dejar frío al espectador. Se acaba y punto, no llega ni a tener emoción.

Ni siquiera la presencia de John Williams a cargo de la banda sonora es suficiente para remontar el ánimo. Su trabajo pasa bastante desapercibido, muy alejado del estupendo sentido de la épica al que nos tiene acostumbrados, limitándose a aparecer con corrección en los momentos en que se requiere.

Mi amigo el gigante es un espectáculo visual adornado por una mágica atmósfera que nunca acaba de arrancar. Tiene suficientes ingredientes para hacer que quieras creer, su atractiva historia tiene mimbres para atrapar al público infantil, pero luego carece de la fuerza suficiente para ello. A pesar de su indudable belleza, aburrirá incluso a los más pequeños.

Nota: 3
Nota filmaffinity: 5.6
Publicado previamente en Cinéfagos AQUI

No hay comentarios:

Publicar un comentario