jueves, 31 de marzo de 2011

Underworld - Evolution

Después de que la primera parte fuera francamente mejorable, voy yo y me pongo la segunda.

La historia empieza donde acabó la primera parte. Selene y Michael están huyendo tanto de los Vampiros cómo de los Hombres-Lobo y Markus, el primer vampiro ha resucitado como híbrido tras haberse alimentado de sangre de hombre lobo (que casualidad que no pasara antes, con la de lobos que se habrá zumbado). Al resucitar como híbrido, Markus se endiosa y quiere acabar con todos los híbridos mientras libera a su hermano William (el primer hombre lobo) del encierro en el que se encuentra).

Un inicio sorprendentemente poderoso, para una película que renuncia al enrevesado guión de la primera parte y se convierte en un mata-mata de acción sin mucho sentido, pero mínimamente entretenido.

ACTORES: Aquí Beckinsale parece creerse un poco más su papel y hace algun que otro amago de no parecer de cartón. El resto, tan bien como siempre. Eso si, en esta parte, la película exige mucho menos de los actores, con lo que no queda tan grotesco.

DIRECTOR: Wiseman repite. Quizás se notan los millones de más de la película, un poco mas de experiencia o un guión más facilón, pero la cosa le sale más decente. De la particular imaginería de la primera parte, aquí, ni rastro. No existe. La sociedad vampírica y la licántropa han desaparecido. Las sutilezas de colores azules sigue estando, y quedan muy resultonas, pero no tienen ese efecto hipnótico que tenía en la primera parte (quizás lo único que valía la pena de la misma). No obstante, al dedicarse por completo a la acción, tampoco se la echa de menos y las escenas de acción (muchas más) están bien realizadas, se nota que hay mas dinero para mejores efectos y escenarios. Aquí sí entiendo más que le dieran la Jungla 4.0. Otra cosa no tendrá ni idea, pero las escenas de acción descabezadas le quedan resultonas.

GUIÓN: En la primera parte teníamos un cúmulo de despropósitos disfrazados de teorías conspiratorias, una historia “épica” y profunda… que acababa siendo un despropósito infumable. Aquí la historia es más simple que el mecanismo de un botijo. Buenos contra malos y tiros y mordiscos por todos lados. A la que intenta darle un poco más de chicha (el prólogo o intentos de justificar la mitología), desbarra.

El resultado es una película mejor, aunque no era muy difícil. Todas las tonterías del guión de la primera parte han desaparecido y la película se ha convertido en un mata-mata con muy poco sentido, sí. Pero entretiene mas y tiene menos cagadas de bulto. Para apagar el cerebro un rato y tener 90minutos ocupados con disparos y explosiones. Y con Beckinsale vestida de cuero ceñido, que siempre alegra la vista.

Entre los gazapos… ¡En el siglo VI resulta que las armaduras de los caballeros parecen sacadas del Señor de los Anillos! Y luego en el polvete (de rigor), puedo imaginar que los híbridos hombre lobo-vampiro pueden ser raritos, pero hay cosas que no se tienen entre las rodillas, que se han equivocado de altura!

Nota: 3
Nota filmaffinity: 5.5

miércoles, 30 de marzo de 2011

Underworld

Bueno, a ver cómo demonios enfoco esto…

Céline es una vampiro guerrera, cazadora de hombres lobo. Vampiros y Hombres Lobo mantienen una guerra desde hace siglos, que nadie sabe muy bien cómo empezó. El actual líder de los Vampiros esconde muchos secretos a sus espaldas y un vampiro primigenio está a punto de alzarse mientras los Hombres lobo persiguen a un humano que puede ser el Mesías de la guerra.

Un batiburrillo de tópicos en una película de acción. La película cuenta (mal) muchas cosas en medio de una atmósfera oscura y tenebrosa con unos actores que no saben muy bien que hacen por allí mientras vuelan balas de un lado a otro.

ACTORES: Beckinsale está muy mona con el traje de cuero y le gusta hacer posturitas. El resto resulta absolutamente risible. Patético sería quedarse corto.

DIRECTOR: Wiseman debuta en la dirección con este engendro (antes había hecho muchos trabajos en diseño de vestuarios y dirección artística en muchas películas) y hay que reconocerle dos cosas: el apartado visual está muy cuidado y las escenas de acción (que tampoco hay muchas) son bastante decentes. Hay un buen trabajo en crear una imaginería resultona y preciosista, imitando el estilo de Matrix con toques vampíricos. Las escenas de acción, aunque estúpidas y forzadas, cumplen bien su función. Entre que no tiene un duro para gastar (y tiene unos efectos especiales bastante justitos), sorprende que consiga hacer unas peleas mínimamente entretenidas. Supongo que por ello le han premiado con dirigir La Jungla 4.0, que sólo pide buenas escenas de acción. En el resto… no sabe hacer que los actores tengan un mínimo de sentido ni le saca un mínimo de jugo a una historia que podía dar de si. Es imposible sentir ninguna empatía por ningún personaje y, la verdad, durante bastante rato sentía que me daba bastante igual quién acabara ganando en la película.

GUIÓN: Un refrito de tópicos, mezclando “Blade”, “Cronicas Vampíricas”, “Matrix” y un par de cosas mas… Un guión tramposo, lleno de cosas extrañas, risibles y estúpidas. Con personajes totalmente absurdos y un sentido de la incoherencia sorprendente. Gran parte de las cosas no tienen sentido y cuando lo hay, es de pitorreo cuanto menos. El argumento daba para hacer una película de acción maja, y se queda en un pastiche horrendo.

Un engendro de película de acción, con tiroteos varios y una historia confusa y risible No obstante, es facilota de ver, tiene una cantidad de fantasmadas estúpidas que hacen reir bastante y puedes apagar el cerebro un rato mientras la ves, supongo que gracias a eso (y la influencia de ser un Matrix vampiril) consiguió que triunfara en taquilla y diera lugar a dos secuelas. Yo diría que para entretenerse… bueno, hay cosas mejores.
Eso sí, hay que reconocerle una imaginería estética muy trabajada y muy cuidada que destaca por encima de la calidad general de la película y que llama mucho la atención.

La escena en la que Viktor se prepara para el combate me recuerda, y mucho, a un Inquisidor y su séquito. ¡Que recuerdos!

Nota: 2
Nota filmaffinity: 5.7

lunes, 28 de marzo de 2011

Sin City

No es una adaptación al comic. Es un cómic en movimiento.

En Sin City nada es sagado. Todo es corruptible, pervertido, obsceno y mortal. Apenas queda un resquicio para la esperanza, pero ahí está. La película comprende tres piezas entrelazadas. Tres pequeñas tragedias donde carismáticos antihéroes intentan sobrevivir a las nauseabundas injusticias de la miserable ciudad que es Sin City. En “El más duro adiós” el duro y roto Marv intenta vengar la muerte de la única mujer que le ha tratado bien en toda su vida. En “La gran masacre”, un paria vuelve a la ciudad, provocando una guerra entre las prostitutas y la mafia de la ciudad. En “Aquel bastardo amarillo”, Hartigan, el único policía honrado de Sin City, intenta detener al hijo del senador, un bastardo violador y asesino, con funestas consecuencias para su carrera.

ACTORES: las actuaciones son poco menos que perfectas. En un reparto de lo más variopinto, con muchísimas estrellas que brillan por sí solas, destaca sobre todo un Mickey Rourke bordando un personaje roto y sobrecogedor. Bruce Willis soberbio, así como Clive Owen (haciendo de Clive Owen) e, incluso, Elijah Wood con su carita de ángel encarnando a un asesino que encaja perfectamente con ese espíritu oscuro que impregna cada minuto del metraje.

DIRECCIÓN: Robert Rodríguez es un director irregular. Tan pronto te puede hacer animaladas tan magníficas como “El Mariachi”, “Four Rooms” o “Abierto hasta el amanecer” y pastiches tan horrorosos como “Spy Kids” o “Shark boy y Lava Girl”. Aquí estamos en un caso de los primeros. Probablemente lo mejor que ha hecho en toda su vida. La adaptación es simplemente inmejorable. El aspecto estético está tremendamente cuidado. El rodar en blanco y negro, con ese HD de croma, añadiendo los colores justos para enfatizar las emociones (pasión, lujuria, repulsión, inocencia…) le consigue dar el aire perfecto de un cómic malsano en la cloaca de Sin City. Escenas cuidadísimas, un abuso del croma muy trabajado, el saber hacer de Rodríguez asesorado por Tarantino (que se nota), unido a un guión sublime hacen de este trabajo una película inolvidable, simplemente magnífica. El efecto de que las propias viñetas se han puesto en movimiento es sublime.

GUIÓN: Algunas adaptaciones cogen el cómic y lo destrozan para adaptar el lenguaje de la novela al cine, aquí el propio cómic hace las veces de libreto. Sin City es de las mejores novelas gráficas que ha habido. Visceral, espectacular, impactante… No deja a nadie indiferente. Con un ritmo pausado y descorazonador, las escenas se van deslizando lentamente por nuestras retinas, ofreciendo un espectáculo que no deja indiferente a nadie.

Todo en Sin City es de un buen hacer inmejorable. Desde los actores hasta los aspectos técnicos, pasando por un guión sublime que te transporta desde las viñetas del cómic original hasta la gran pantalla sin darte cuenta del cambio de formato. 
El cuidado de todas las escenas, de esos claroscuros exagerados, de esos perfiles imposibles en los personajes, ayudan sobremanera al espectador a meterse dentro de la película y sentir lo que sienten los personajes: la oscuridad y la luz, la caída al abismo sin retorno, la gloria y la miseria del alma.

Sobrecoge ver al policía semiacabado que se esfuerza por seguir cumpliendo la ley, aun a pesar de su edad; emociona ver cómo un héroe fracasado es capaz de verter ríos de sangre por vengar la muerte de su única amada; sorprende ver al tránsfuga social ayudando a un grupo de prostitutas habitantes de una ciudad oscura dentro de una ciudad aún más oscura... Ni todas las más halagadoras palabras servirían para describir cada episodio, cada historia tan magníficamente entrelazada aunque parezca que no tengan nada que ver.

Cada fotograma de Sin City es una pequeña obra de arte, una maravilla estética. Podrían parecer exagerados en ciertos momentos, pero de ahí sale el toque extremo que hace de Sin City una de las adaptaciones más fieles que jamás se hayan hecho de un cómic. Y si no son suficientes las imágenes contrapicadas y los blancos y negros contrastados, los diálogos en "off" sacan al espectador de cualquier duda, creyendo que en verdad está leyendo los bocadillos de un cómic.

Es un pecado no verla. Pero ojo, abstenerse almas sensibles, pues la sordidez es la norma. Avisados quedáis si osais entrar en Sin City.

Nota: 9
Nota Filmaffinity: 7.6

Tres frases que se te quedan grabadas en el cerebro (y en el corazón):

“The Valkyrie at my side is shouting and laughing with the pure, hateful, bloodthirsty joy of the slaughter... and so am I” – Dwaight
“Goldie. She says her name is Goldie”Marv  
“An old man dies. A young woman lives. A fair trade.”Hartigan

domingo, 27 de marzo de 2011

Iron Man

Iron Man nunca ha sido un superhéroe de mi devoción, pero se debe reconocer que la adaptación les salió sorprendentemente bien.

Tony Stark es un magnate fabricante de armas para el ejército estadounidense. Todo avance es adecuado para defender a las tropas patrias. Cuando es secuestrado y se da cuenta de que sus armas van a parar a traficantes, decide detener su producción y sólo fabricar para aquel en quién puede confiar: él mismo. No obstante, no todo el mundo en su compañía está de acuerdo con esta decisión…

Un buen blockbuster repleto de efectos especiales, acción trepidante y un personaje principal con mucho carisma. Un buen sistema de pasar dos horitas bien entretenido con una agradable película de acción.

ACTORES: Cuando se empezó a anunciar Iron Man ya estaba viéndome a quién íbamos a tener que aguantar en el papel (después del horror que fueron “los 4 Fantásticos”…). Sorprendido me quedé cuando resultó ser Downey Jr. que haría años que no salía en una película de buen presupuesto. Esperando una bazofia de actuación me encontré que Downey Jr. consigue construir muy bien a este Tony Stark, tan arrogante, capullo, despreciable, orgulloso y socarrón, manteniendo intacto un gran carisma. Una actuación inesperadamente magistral para un film que no lo demandaba, pero se le agradece enormemente. Lo que podría haber sido una peliculilla de efectos especiales se transforma en una buena peli de acción al tener un muy buen personaje principal (a diferencia de Spiderman, por ejemplo, al que le falta chicha). Paltrow o Bridges, en sus papeles secundarios quedan bastante deslucidos (porqué lo pone en los créditos, sino no habría sabido que era Bridges!). El mejor secundario resulta ser el robot que ayuda a Stark a construir su traje, con un par de salidas inesperadas y buenas.

DIRECTOR: Jon Favreau había hecho un par de aceptables películas de fantasía y, por primera vez, tenía dinero para gastar a espuertas. Y hace un trabajo bastante decente. Unos efectos especiales muy conseguidos y muy bien integrados en la película resultan espectaculares. Las escenas de acción, aunque quizás menos de las esperables, están rodadas con decisión y el conjunto resulta bien efectivo. El tratamiento de imaginería y diseño es más que correcto, así que queda todo bien resultón y divertido. Es consciente de sus limitaciones, así que se dedica a hacer su oficio sin aspavientos, poniendo más atención en no cometer errores que en hacer virguerías.

GUIÓN: Como toda primera película de superhéroes, te presentan todo el origen del mismo. Y se lo toman con un poco de calma (aunque no resulta aburrido). Esto provoca que, cómo la película dura apenas dos horas, la introducción del malo y la lucha con el mismo tiene que hacerse muy corta, además de que el mismo no es que tenga mucho gancho. Todo el desarrollo de la historia resulta correcto para hacer la película bien vibrante, pero el final peca de abrupto que te deja con un ¿ya?. Eso sí, antes han pasado 2h en un suspiro.

En resumen, una de superhéroes de cómic (que ya quedan pocos por adaptar) mucho mejor hecha de lo normal, con un resurgimiento de Downey Jr. como actor (que creo que agradecerá este papel de por vida) en un papel sorprendente y carismático; muchos efectos especiales para dar lugar a un buen entretenimiento. En definitiva, una de esas películas que verás unas cuantas veces en tu vida para pasarlo bien, pero que no vas a tener entre tus películas favoritas.

Nota: 7
Nota filmaffinity: 6.4

viernes, 25 de marzo de 2011

El mundo perdido (Arthur Conan Doyle)

Le tenía el ojo puesto a esta novela desde hacía mucho. Nunca había encontrado el tiempo para ponerme con ella, pero por fin le llegó el turno.

 
“Novela de aventuras con apuntes fantásticos y de ciencia ficción, El mundo perdido tiene como protagonista estelar al profesor Challenger, eminente zoólogo de cabeza descomunal y no menos dotada inteligencia que fustiga las estrechas mentes de sus colegas con sus hipótesis y hallazgos increíbles. El irascible y polémico profesor sostiene la extravagante teoría de que aún existen en nuestro planeta especies de vida primitiva, entre las que destacan los grandes reptiles del Jurásico y propone enviar una expedición al Amazonas para comprobar la veracidad de sus afirmaciones. Malone, un joven periodista que necesita participar en alguna aventura para ganar el corazón de su amada, no duda en formar parte de dicha misión investigadora que completan el escéptico profesor Summerlee y el deportista, cazador y aventurero Lord John Roxton. Su lugar de destino: Maple White, una meseta perdida en algún lugar de la selva amazónica, que por razones muy peculiares ha permanecido aislada del resto del mundo... “

A pesar de que ya nos quede en el pasado, hay que ubicar este libro dentro del género de la ciencia-ficción, al lado de muchas novelas de Julio Verne o de HG Wells. Se trata de una expedición científica con el objetivo de estudiar una tierra perdida donde hay unos animalicos muy queridos por todos como son los Dinosaurios. Doyle sabe reflejar el carácter científico del grupo, y tienes unas cuantas disertaciones sobre botánica, zoología y geología que, si bien interesantes, a veces pueden alargarse un poco, con lo que el ritmo se resiente (Sci-fi de otros tiempos).

Los personajes tienen su carácter, presentan una gran coherencia y las relaciones entre ellos están sorprendentemente bien resueltas. Conan Doyle ha demostrado sobradamente que sabe crear personajes en apenas unas líneas y, los que han leído a Sherlock Holmes sabrán lo bien que sabe describir las relaciones entre caracteres; siempre eficaz. Además, el autor consigue dotarles del carisma necesario para aguantar la novela (ya están descritos en el resumen, no voy a repetirlo ;p). El único pero que le pondría es que son todos duros como rocas, que no se amilanan ante nada y ante nadie. Quizás demasiado. Esta grandiosa entereza de la que les dota el autor hace que los sucesos pierdan un poco de gracia, porque, después de todo, es seguro que les va a salir bien y siempre tienen ideas nuevas para salir del paso.

El desarrollo de la historia y los tiempos de la acción están bien llevados, aunque se nota cierta ampulosidad en el devenir del libro. Se nota que es “de otros tiempos”, que puede hacerse lento para muchos lectores actuales, le faltaría algo de intensidad y tensión. No obstante, hay que reconocer que aquí Doyle es el primero (bueno, no, pero si el primer famoso) en resucitar a los dinosaurios y hacer una historia en torno a ellos. Es un libro que pasa muy rápido, con una pequeña dosis de aventura, pero que se le achaca el hecho de ser muy corto (comparado con la ciencia-ficción actual, apenas es un suspiro!).

Un libro totalmente recomendable para pasar un buen rato, se lee rápido y resulta interesante, y más si te gustan esos preciosos animalicos que fueron los dinosaurios. Es un libro al que se le coge cariño rápidamente por su propuesta simple y efectiva.

Hay muchas cosas y muchos elementos que quizás ya tenemos vistos en otras novelas de aventuras o de ciencia ficción, lo cual puede resultar previsible. Eso sí, hay que tener en cuenta que si están en otros lados es por este libro, han salido de aquí. Por poner un ejemplo, Crichton no podría haber escrito su “Parque Jurásico” sin haber existido antes este libro que pusiera las bases de la “dinosauriedad”.
Citando a Jordi García de www.ciencia-ficción.com:

“Le cabe el mérito a Doyle de haber escrito una de las novelas canónicas del género, de haber contribuido a fijar muchas de sus características. Pero creo que, a estas alturas, ha sido ampliamente superado. Lo cual tampoco es necesariamente un demérito. A los pioneros uno debe reconocerles el mérito, aún cuando su leyenda resulte ser menos intensa cuando se la conoce de primera mano.”

Un libro muy aprovechable, con una buena historia, personajes llenos de coraje y buen pulso, aunque algo cortito y con algunas escenas muy vistas. ¡Pero tiene dinosaurios!

Nota: 8
Nota amazon: 4,44/5

Hay un par de detalles que me han parecido curiosos: Lord Roxton es veterano de la regata Oxford-Cambridge (y la ganó, evidentemente) y Malone juega en la selección Irlandesa de Rugby, habiendo ganado hace poco el 5 Naciones. Además, ambos se ponen a comentar al inicio cómo fue el partido del Domingo pasado. Este detalle de cotidianeidad me resultó algo chocante. ¡Qué estamos hablando del siglo XIX, que de eso hace 100 años y ya están comentando esas cosas! Aunque sé que el Rugby se lleva jugando organizadamente desde 1850 aprox. y la Oxford-Cambridge tiene 130 años de historia, no deja de resultar algo anacrónico y curioso (aunque no tenga nada de anacrónico en realidad).

miércoles, 23 de marzo de 2011

Los Caballeros Grises (Ben Counter)

La primera incursión de la Franquicia en Novela Negra. Se agradece que intenten dar aires nuevos a las historias.


“La aparición del demonio Ghargatuloth pone en peligro a todo el universo. Es necesario vencerlo antes de que caos se apodere de la realidad.

Los Caballeros Grises, legendarios cazadores de demonios, son el Capítulo designado para enfrentarse a él. La acción está segurada. ¿Podrán conseguirlo antes de que sea demasiado tarde?”

A diferencia de lo habitual, la acción cede paso a una investigación “criminal” en el universo del cuadragésimo milenio. Con un inicio épico espectacular en el que coges conciencia de la importancia de detener a Ghargatuloth, la historia se centra rápidamente en la búsqueda y la investigación del lugar dónde se esconde el culto demoníaco que quiere invocar al demonio y destruir el universo. En vez de disparos y explosiones (que los hay, eso nunca falta), durante el libro dominan los interrogatorios y las búsquedas de datos y pruebas científicas. El desarrollo de la historia está muy cuidado (normal en Counter, siempre un placer), con los tiempos bien llevados. Cada escena sirve correctamente de motivo para la siguiente. Un final algo tramposote en un buen crescendo de batalla dejan un sabor de boca algo agridulce, ya que es espectacular, pero con un giro de guión demasiado forzado.

Para mi gusto puede servir perfectamente de novela introductoria para los profanos en la franquicia del 40k. Todas las referencias al mundillo están bien explicadas. Hay acción sin muchos excesos (desenlace aparte) y no exige un gran conocimiento del universo para seguir la historia. Además, al tratarse más de un thriller, es más asequible para el “gran público”.

En cuanto a los personajes, tenemos a un protagonista algo rocoso, con dos secundarios bien construidos.

Hermano Alaric: Un Caballero Gris, un marine espacial cazador de demonios. Como buen marine, es un hombre de acción. No obstante, sabe tener la cantidad de seso suficiente para actuar con criterio y saber cuándo conviene hacer cada cosa. Unas ciertas dudas existenciales sobre su capacidad de liderazgo le intenta dar un poco de profundidad a un personaje sin conseguirlo demasiado.

Inquisidora Liegia: una inquisidora con cierto gusto por el “bon vivant”. Lista sin resultar pedante, inquisitiva y totalmente entregada a su deber. Su poder psíquico (como la mayoría de Inquisidores) radica en algo tan inútil para la acción como, con sólo tocar un objeto, extraer información del pasado del mismo. En una novela normal sería algo totalmente estúpido, pero en ésta resulta tremendamente útil. Una inquisidora diferente para una novela diferente.

Inquisidor Valinov: Inquisidor caído, líder del culto demoníaco. Con un don magistral para la manipulación de las mentes de la gente, es un asesino sin escrúpulos que quiere invocar a Ghargatuloth con el objetivo de obtener el saber absoluto y así librerar a la humanidad de su esclavitud mental. Brutalmente demente y vicioso.

Han sido 400 páginas muy entretenidas y divertidas. Un apasionante juego del gato y el ratón a lo largo de un Sistema, con el destino del Universo en juego. Ben Counter es quizás el autor mas inclasificable de la franquicia, pero realmente sabe cómo hilar una historia interesante. Un personaje principal muy acartonado y un desenlace tramposo deslucen un poco el resultado, pero no deja de ser una novela de intriga bien correcta (incluso para profanos).

Estaré atento de la segunda parte (y de otros libros de Ben Counter)

Nota: 6 (entretenido y divertido)
Nota amazon: 4.44 / 5 (18 votos)

domingo, 13 de marzo de 2011

Valor de Ley (True Grit)

Oklahoma 1870. Mattie Ross es una niña de 14 años cuyo padre ha sido asesinado por un forajido. Viendo que la justicia local se ve incapaz de atrapar al culpable, decide contratar a un Marshall, Rooster Cogburn, para que le ayude a atrapara a Tom Chanley, el malhechor. Cogburn ha visto pasar sus mejores años y camina hacia la tumba entre alcohol y disparos, pero decide aceptar el dinero de Mattie e ir a la caza de Chanley. Se les une LaBeouf, un Ranger de Texas, que quiere atrapar a Chanley por el asesinato de un senador.

Se trata de un remake de una película de John Wayne que se llevó algún que otro Oscar en los 70. No obstante, los Coen defienden que es una readaptación del libro en el que se basan ambas y que intentan ser mas fieles al libro que la película anterior (no la he visto, así que no puedo comparar). Lo que sí que se puede asegurar es que es una película muy sólida, con una buena historia y con un gran trabajo de dirección en ella.

ACTORES: Si la película se mantiene, es precisamente por Jeff Bridges. La fuerza de su composición del Marshall Cogburn es digna de mención. Un trabajo magnífico para representar a un hombre acabado, alcoholico, harto del mundo y de la gente, pero que sabe cuál es su deber y que, una vez tomada una decisión no hay quién le saque de ella, con un coraje inquebrantable (una traducción más correcta que Valor de Ley). Lo dicho, una colosal actuación. Hailee Steinfeld sorprende en su debut con una interpretación sorprendentemente sólida, con unos cuantos buenos momentos de talento, a pesar del hecho de que su personaje me resulta muy repelente. Damon hace de un Ranger algo caricaturesco y encorsetado, resultando en algunos aspectos ridículo, a pesar de que no es que lo haga mal. En cambio Brolin, que tiene un papel muy cortito, se las arregla para construir un buen personaje en apenas unas líneas.

DIRECCIÓN: Los Coen son unos de los mejores artesanos del cine. Cada fotograma de la película es un ejemplo de composición. La banda sonora es magnífica, la fotografía es impresionante. El bosquejo de este Oeste montañoso y invernal es crudo, descarnado y espectacular. La desolación del mundo se puede observar en muchos momentos y, vemos destellos de la maestría de los Coen en bastantes momentos: el tiroteo en la cabaña, el duelo final contra la banda de ladrones…Aprovechan a sus estupendos actores subiendo el nivel de la película y consiguen dar ese punto socarrón que siempre gusta de estos directores. Un ritmo lento (deliberado) y pausado hace que todo transcurra con un cierto vaivén, una suerte de corriente de decadencia y muerte. No obstante, a la película le acaba faltando un cierto punto de trascendencia. La historia, que debería tener ciertos tintes de épica, acaba resultando pequeña y falta de fuerza, sin llegar a aburrir en ningún momento (todo lo contrario). Los directores no han conseguido esta vez dar ese punto de gracia que distingue una buena película (que lo es) de una gran película.

GUIÓN: Aquí encontramos una película muy sólida, una historia simple, pero interesante que te mantiene entretenido durante 2h a pesar de la lentitud y parsimonia general que reina en la película. Hay algunos latigazos dialogados magníficos: La negociación con el tratante de algodón, el juicio, la contratación de Cogburn, las discusiones Cogburn/Labeouf. No obstante, debo reconocer que el personaje de Mattie, a pesar de estar muy bien interpretado, me resulta muy repelente y sabiondillo. A pesar de sus penurias, sus puntillas me resultan a veces desagradables. Eso si, el guión deja caer unos cuantas perlas de las miserias de la vida: el dinero con el que comprar casi todo (pistoleros, por ejemplo), alcohol para soportar una vida embrutecida, crueldad y protestantismo como extremos de una ideologia de la profunda América del 1870, sentido de la justicia basado en el ojo por ojo..., racismo. Todo ello tratado con unos interesantes diálogos o monólogos del marshall y con buenas notas de humor que hacen que la película sea muy gratificante para el visionado. No obstante, a pesar de llegar a un clímax muy bueno al final, el desenlace peca de ser demasiado casual y el epílogo devastador te deja un regusto amargo que te hace salir del cine con mal cuerpo.

En resumen, un western muy bien hecho. Un Jeff Bridges magnífico que da mucho empaque a una película muy bien trabajada. Sin embargo, unos secundarios no muy vistosos (a pesar de actuaciones correctas), falta de fuerza en la historia y un desenlace quizás demasiado casual empobrecen un poco el resultado. Buen cine, aunque no magnífico.

Dos cosas curiosas: Cuando Mattie atraviesa el río para reunirse con los agentes de la ley, en la siguiente escena aparece totalmente seca. (¡Gazapo!).
Hay una muy buena discusión entre Cogburn/LaBeouf. Vienen de dos mundos del “Oeste” muy diferente: LaBeouf es de Texas, el Oeste típico de desiertos, indios y mejicanos; mientras que Cogburn es de Oklahoma, el estado de al lado, mucho mas frío e igual de desolado. Dos mundos muy crueles y duros. Básicamente, empiezan a discutir (para lucirse ante Mattie) quién es mas duro, si un tejano o uno de Oklahoma. Diálogos ágiles y bien escritos que ilustran los piques interestatales que hay en EEUU. Lo mas curioso es que hace un par de días el Tejano de mi laboratorio y un canadiense han tenido una discusión de machotes sobre que sitio curte mas para criarse y resultaba curioso como tendían a usar argumentos similares para ello. Ese detalle me pareció muy gracioso.

Nota: 7
Nota filmaffinity: 7,2

sábado, 12 de marzo de 2011

Los tres Mosqueterios (Alejandro Dumas)

Hacía tiempo que no subía la reseña de algún libro, y es que esta preciosidad me ha llevado su tiempo.

“Los tres mosqueteros es, principalmente, la historia del cuarto mosquetero, o futuro mosquetero: d´Artagnan, un joven gascón que llega a París para unirse a tan famoso cuerpo. Allí conoce a los otros tres: Athos, Porthos y Aramis. De inmediato se ve metido en las luchas callejeras contra los guardias del Cardenal Richelieu, que, en principio, es el malo malísimo de la historia, y en otras muchas peripecias, junto con sus tres amigos. La historia de los diamantes de la reina, el rapto de Constanza, las aventuras amorosas de d´Artagnan, el asedio de La Rochelle, la cabalgata en pos de Milady. Todas estas aventuras principales se suceden con otras menores que sazonan aún mas si cabe la novela.”

Básicamente, te narra las andanzas de este grupo de amigos y las aventuras sin descanso que van pasando. Este clásico puede pasar como ejemplo del perfecto libro de aventuras. Acción interesante, personajes carismáticos y bien dibujados, mucha descripción de lugares y porqués, trama bien llevada… Por algo es una de estas historias que todo el mundo conoce, aunque no muchos se hayan leído el pedazo de tocho que es el libro.

Con una división en capítulos que se leen en una horita cada uno, recuerda mucho en estructura a las series que podemos ver por la televisión. Una trama de fondo que nunca se abandona, mientras van sucediendo pequeños capítulos y/o aventuras que van aderezando la historia. Asimismo,  fue de esa misma manera como se publicó el libro: Un capítulo cada semana en la revista que todo el mundo (pudiente) compraba.

En cuanto a los personajes, sobretodo si habéis visto las películas, o las series de dibujos que se han hecho… No se parecen mucho al libro.

D’Artagnan: joven, impetuoso, con la lengua afilada y mas chulo que un ocho. Orgulloso e inteligente, con un punto de mala idea muy carismático. Es el joven que llega dispuesto a comerse a todo y a todos, aunque luego la realidad intenta ponerle en su sitio.

Athos: Quizás el más cambiado respecto a la “opinión general”. Serio, taciturno, amargado y alcohólico. A pesar de su origen noble es un simple mosquetero que guarda enormes sombras en su pasado, que poco a poco se irán desvelando.

Aramis: No, no es el ligón que nos han presentado en las películas. A pesar de tener sus amantes, de modo bastante discreto y recatado, tiene una profunda fe religiosa y pasa casi toda la novela entrando y saliendo del convento, siempre y cuando no está ensartando ingleses o guardias del cardenal.

Porthos: Si, este no cambia. Grande, bruto, simple y bonachón. Pero le coges cariño.

Richelieu: Intrigante, conspirador, tramposo… Es quien dirige el reino mientras el Rey se divierte con la caza. Sabe que es el más capacitado para ello y, indudablemente, intentará eliminar a todo aquel que se lo impida. Un gran malvado, con un carisma indudable.

Mylady: La mala a la que le coges odio. Seductora y malvada, llena de recursos y malas intenciones para saciar su afán de poder y dominación. De estos personajes que llegas a odiar y que además tienen suficientemente clase para salir adelante pase lo que pase (y no de manera patillera).

Los 4 mosqueteros son el ejemplo del gentilhombre. Tienen un honor inmaculado, nunca piensan nada malo ni hacen maldades, pero…Pegar a sus sirvientes es la forma de hacerlos obedecer, sobre todo cuando piden la paga. Emborracharse es una diversión de lo mas sano. Saltarse la ley es un pasatiempo habitual. La venganza, una necesidad, la brabuconería, un estilo de vida, el desprecio al pueblo, una mentalidad. Si hay que asesinar se asesina, y si hay que mentir, ¡pues vale! Resulta un poco chocante a veces. Pero ya lo avisa el autor en la historia: son otros tiempos, y no puede enjuiciarse a la sociedad de la época de los mosqueteros con la mentalidad de la época del lector. Eso si, a veces, sorprende la facilidad que tienen los “buenos” para ensartar a sus rivales.
Es evidente que es una novela de aventuras, para divertirse y pasar un buen rato (que se consigue, y mucho).

Un libro que está en la categoría de clásicos por derecho propio (no histórico). Una novela de aventuras muy bien hecha con grandes personajes, atractivas historias y antagonistas carismáticos. Altamente recomendable. Después de todo... ¿Quién no ha querido ser un mosquetero en algún momento de su vida?

Nota: 9
Nota amazon: 4.48 / 5

miércoles, 9 de marzo de 2011

Tropic Thunder

Y es que hay películas que no hay que tomarse demasiado en serio… ¿O si?


Tropic Thunder nos lleva al rodaje de la adaptación de una novela (ficticia) sobre la guerra del Vietnam. Los actores principales son: una estrella de acción venida a menos (Stallonejem…. Stiller), un actor de método, con una implicación en sus personajes exagerada (Downey Jr.), un cómico de humor grueso que busca demostrar -con poco éxito- que sabe hacer algo más que el idiota (Eddie Mur…esto…Jack Black) y un rapero de éxito que sirve de reclamo comercial extra (Jackson). Para ahorrar costes, el productor (Cruise) contrata a un director novel que, evidentemente, no sabe cómo controlar tal grupo de egos. Harto, acaba mandando a los actores a la selva, para que se enfrenten a la “realidad” de la guerra. Lamentablemente por ahí hay una plantación de opio, cuyos dueños no usan balas de fogueo precisamente…

Tropic Thunder es de estas películas que se resiste con una sorprendente cabezonería a la etiquetación. Estamos ante una comedia con destellos de genialidad (los fake trailers previos a los créditos, el despiporre de la primera secuencia de acción de la película dentro de la película, los guiños determinados personajes y/o películas del Hollywood contemporáneo, las inconmensurables líneas de diálogo de Lazarus/Downey Jr.) y sombras de comedia mononeuronal (todo lo concerniente al personaje de Jack Black), pero entre el formidable dibujo caracterial de los personajes, las impagables composiciones de Robert Downey Jr., Nick Nolte y Tom Cruise, y el empaque general de comedia superior.

La película empieza con una fuerza sorprendente. Hay escenas y diálogos geniales, con bastante mala idea y haciendo una gran crítica social al mundo del cine y sus estrellas (no hay mas que observar los estereotipos de determinados personajes como el actor que intenta realzar su carrera, el que se prepara hasta la saciedad sus papeles y consigue como galardón una multipremiada carrera, el novato, el que tras haber pasado por juergas y diversas problemas con la ley se le da una nueva oportunidad en el injusto Hollywood, etc.).
Hay una crítica bastante ácida con respecto a la interpretación histórica que hace Hollywood en la películas de guerra, con cierto toque paródico bien conseguido (Platoon, Apocalipsis Now…), pero con el humor descacharrante, corrosivo y bestia que presenta Stiller cuando firma los guiones (sí, es suyo). El problema es que, mezclado con todo esto, encontramos bastantes minutos de humor chorra, que nos recuerda a las spoof movies de toda la vida.


ACTORES: Tropic Thunder no es perfecta, por supuesto, pero hay algunos momentos que rozan la perfección, y en todos ellos está Robert Downey Jr. que hace una interpretación genial. En el lado opuesto está Jack Black, que como siempre, está algo pasado de la raya (nunca mejor dicho). Stiller, en cambio, rinde perfecto con la seria y lúcida idiotez de su personaje.
Pero ¡ay del doblaje! Es imposible mantener muchos juegos de palabras en castellano y, obviamente, la genialidad del papel de Downey Jr. se pierde. El actor interpreta a un actor australiano (con un fuerte acento) que interpreta el papel de un negro, pero para ello no pasa a tener el acento de un negro, si no que consigue tener el acento de un australiano que imita a un negro (por poner un símil: imagina a un andaluz “acentoso” imitando a un argentino). Este juego de acentos cuando está actuando da mucho juego a muchos diálogos MUY ingeniosos.  Además, durante unas escenas pasa a ser Downey Jr pasa a ser un Australiano que imita a un negro que está imitando a un vietcong (jugando otra vez con los acentos, pues suena como un negro “raro” imitando el acento de Vietnam, no como un australiano, con el ejemplo de antes, un andaluz está imitando a un argentino que está imitando a un catalán). Esto unido a su parodia del actor de método típico de la publicidad de Hollywood, el cual se mete tanto en su papel que deja de ser actor, llegando a irritar al otro personaje negro de la película (momento grandioso si conoces las polémicas en las relaciones negro/blanco en EEUU) y dejas de saber si está hablando el actor o el personaje. Además, el guión le guarda los mejores diálogos… Resultando en una actuación inesperadamente buena en una comedia de descacharre que le llevó a una sorprendente pero merecida nominación al Oscar (a la altura de la de Jack Sparrow). Lamentablemente, este precioso juego de acentos y diálogos se pierde en la traducción, que si bien es aceptable (no es un horror como otras veces que me he quejado), no llega al nivel que se le exige para apreciar el trabajo de Downey Jr.

DIRECCIÓN: Es de Ben Stiller. Si, el idiota de “Algo pasa con Mary” y el de “los padres de ella”. Y ojo, que no es su primera película como director, y encima dirigiéndose a si mismo y haciendo él el guión. Yo me lo guiso y yo me lo como. ¿Este “impresentable” lo hace mal? No, de hecho lo hace bastante bien. Maneja un presupuesto relativamente elevado, y lo hace con cierta solvencia. Las escenas de acción están correctamente realizadas, sin un malgasto excesivo. Una fotografía correcta y una buena dirección de actores. A veces resulta sorprendente. La película tiene grandes altibajos en el ritmo, debido a un guión un tanto deslavazado, y Stiller hace lo que puede con ellos. Empieza muy bien, pero a la que intenta desarrollar un poco la trama se queda un poco a medias, como si no supiera si hacer una película de acción o una de comedia y se queda en una especie de in between mas o menos decente, no llega a ser buena, pero supera muchas otras comedias que puedes encontrarte por ahí. Tiene cosas de película de acción bien hecha, momentos de spoof movie cutre, otros con unos gags muy bien estructurados. Una dirección irregular, pero solvente. Como en todas las películas que ha dirigido, encontramos una comedia sólida con sus altibajos, pero siempre divertida.

GUIÓN: Muy ido de olla. A veces parece que son las ideas de un borracho que,  a las 3 de la mañana que empieza a pensar locuras para una película; cada cuál mas bruta y mas punzante. Luego, en vez de tirar ese guión escrito a base de etanol, pues lo guarda, lo desarrolla y lo convierte en una película. Sin quitar nada. Hay momentos de una lucidez prístina, con una acidez y unas ganas de hurgar enormes, mientras que en otros no queda otra cosa que correr un estúpido velo. Stiller nos muestra su ingenio como guionista en esta orgía de tiros, guerras, narcotraficantes, Hollywood, actores de categoría desde escasa o nula hasta genios interpretativos, directores chapuzas y jefes dictadores, gritones y sin escrúpulos más pendientes de forrarse con la película o con lo que consigan de ella que de salvar a sus propios actores... la fiesta esta servida. A este alocado actor se le ven mimbres de genialidad y la película tiene unos cuantos momentos de perfección inesperados. Sorprendentes, conociendo el tipo de películas en las que lo podemos ver. El problema es que va seguido de otros que mas bien da vergüenza ajena. Un desarrollo de la historia algo irregular empobrece el resultado de esta entretenida locura.

Dialogos a destacar: “¿Cuál es el grado de retraso mental que hay que simular para que te den un Oscar?” “Soy un tío que imita a un tío que imita a otro tío, ¿Qué cojones de tío soy?”  “Eres un héroe del Vietnam, gracias por salvar la patria. Ahora ¡deja de molestar, que nos pasamos el forro tu historia y queremos ganar dinero!”

 
Por lo general es una película que merece la pena ver, se rie de la industria de Hollywood, de los oscar, de los actores... y hay unos cuantos cameos bastante divertidos, aparte del papel que hace Tom Cruise, que aunque no es santo de mi devoción en esta película hay que admitir que está divertido verle con esa caracterización a lo "Torrente". En resumen: los pros acaban derrotando con holgura a los contras. "Tropic Thunder" es una comedia diferente, agria y difícil de clasificar, pero es ante todo una comedia sulfúrica y sorprendente. En una palabra, recomendable.

Nota: 6
Nota filmaffinity: 5.2

martes, 1 de marzo de 2011

Black Swan

Ésta es de estas películas en las que te gustaría tener más capacidad de palabra para poder explicar lo que es esta locura de película.

La veterana bailarina de una prestigiosa compañía de teatro se retira. Hay que elegir una nueva primma donna para la nueva temporada, y la principal favorita para ello es Nina. Nina es una chica tímida, que ha vivido siempre muy dependiente a la sombra de su madre. Años y años de esfuero y obsesión la han convertido en una bailarina perfecta. Cada movimiento, cada giro, cada gesto, es preciso y dirigido. Sin embargo, para la siguiente obra, “El lago de los cisnes”, el director quiere que una misma persona haga de cisne negro y cisne blanco. Nina es perfecta para el cisne blanco, pero para el negro se encuentra con un problema: El negro es lascivo, seductor, impulsivo… Todo lo que no es Nina. Éste deberá indagar en su interior en busca de su YO perverso, debe desinhibirse totalmente para poder llevar a cabo su papel. Esto, en una mente ya de por sí obsesiva y reprimida acaba siendo algo peligroso, pues a veces puedes liberar algo y que escape a tu control…

La temática, poco atractiva a simple vista de la película puede que haga que a más de uno le echen para atrás los primeros minutos del filme, pero si desde el primer momento de la película te dejas llevar por la dulce, intensa y preciosa bso, por la belleza estética y la inocencia de Nana, y te involucras con el personaje, Cisne Negro pasa a convertirse en toda una experiencia para nuestro deleite.

El argumento es bueno aunque con "peros".

Esos "peros" son que hay situaciones bastante irregulares dentro de las paranoias de Portman. Aunque como la película en sí es deleitosamente absurda se pueden pasar por alto. 
Pero la fuerza con que se te hace vivir una historia de matices tan universales (el afán de superación, la competencia , el sexo como inspirador o inhabiltador, el dominio en la familia o en el trabajo, arte y vida etc.)

ACTRIZ: Hay una actriz básica y prácticamente única. Natalie Portman hace la mejor actuación de su carrera.  Es simplemente grandiosa. Quizás el mejor papel femenino que he visto en unos cuantos años. La dualidad mental, la confusión, psicosis, paranoia… Portman se encuentra con un imposible y lo resuelve fantásticamente. Sostiene toda la película con una viveza sobrecogedora y brutal. Un papelón con todas las letras. Un Óscar totalmente merecidísimo, haciendo que, simplemente con su actuación, la película pase a ser totalmente admirable.

DIRECCIÓN: Aranosfkij es cualquier cosa menos un director normal. Con una enfermiza obsesión por la locura y los excesos, lleva unas cuantas películas excavando en el interior de la psique humana y los sacrificios máximos en torno a un objetivo final.
Toda la película destila un vacío, una devastación y una deshumanización incómoda. Escenas dolorosas y vitales que llegan a resultar visceralmente desagradables. La estética de la película me resulta desasosegante. Fría, aséptica, clínica, vacía, esos espacios sin gente, sin sentido ni explicación. El único calor humano proviene del público y apenas lo ves, sólo lo oyes. No disfruté la película (en el sentido de salir "bien" de ella) pero me gustó muchísimo. Aranosfkij nos deleita y nos tortura con imágenes hipnóticas y maravillosas. Con un virtuosismo digno de mención. Si ya se da a los excesos, aquí además, se desmadra especialmente hacia la locura. Por otro lado, las escenas de ballet son siempre primeros planos, preciosos… pero si lo que quieres ver es ballet, no vas a ver mucho en acción!

GUIÓN: El hecho de basar la historia en el ballet puede asustar a mas de uno, y además, el hecho de que, en realidad, la historia del “lago de los cisnes”  no es que sea de interés general, hace que la historia pueda quedar algo cojo. La dualidad de personalidad y el esfuerzo por lograr meterse en un personaje es algo que ya se ha visto, y la película no aporta nada nuevo en este sentido, aunque la locura que es, resulta desasosegante. Hay unas cuantas muestras de incoherencia y otras cosas sin sentido, aunque preciosas, lo cual desmerece un poco la cosa, pero se le perdona por lo bonito y espectacular que resulta. Quizás el hecho de que su hermana mayor “El club de la lucha” que contiene unos desdobles similares para soportar la crueldad de la vida, sea tan reciente hace que a la que te paras a hurgar, quede algo visto.

En resumen, una película visceral y absorbente. Un inicio y un final apoteósico, dejándome un buen rato en estado de shock, pensando en lo alucinando que me había quedado con la película y su desenlace. No es para todos los paladares, pues habrá quien desconecte de su vorágine visual y maldiga sus excesos, pero es que para disfrutarla, hay que sumergirse en ella de cabeza y dejarse llevar. Cisnes blancos abstenerse.


Nota: 8
Nota filmaffinity: 8.0